CINCO HISTORIAS SOBRE G-SHOCK - GMW-B5000 - #01 EL ORIGEN DE G-SHOCK | CASIO

Buscar

Personal Menu

Agregado a favoritos

FIVE STORIES ABOUT G-SHOCK FROM THE BEGINNING TO THE GMW-B5000  #01 ORIGIN OF G-SHOCK

CINCO HISTORIAS
SOBRE G-SHOCK

DESDE EL PRINCIPIO HASTA EL GMW-B5000

#01 EL ORIGEN DE
G-SHOCK

Donde todo comenzó.

El objetivo era crear un reloj que nunca se rompiera,
considerando la percepción predominante de que los relojes finos eran susceptibles a romperse si se caían.
La singular convicción de que esto era posible dio lugar al G-SHOCK.
El desarrollo del reloj implicó un sinfín de repeticiones de ensayo y error.
Finalmente, la estructura resistente a impactos que constituye
la tecnología principal del G-SHOCK se finalizó. Esto ocurrió en el año 1983.

Una visión tan clara que cabe en una frase corta.

“¿Un reloj duradero que no se rompe si se cae?”. Una propuesta presentada en una reunión de empresa contenía solamente esta línea de texto. El autor de estas palabras fue Kikuo Ibe, quien estaba a cargo del diseño exterior del reloj en ese momento. Él recuerda que esta idea simple y clara llegó a su mente mientras miraba un reloj que se cayó en el trabajo un día y que se rompió en la caída. En ese momento, los relojes se consideraban instrumentos delicados y fabricados con precisión, y se pensó que simplemente era natural que un reloj se rompiera si se caía al suelo. El concepto de resistencia en un reloj era algo muy poco convencional: demasiado vanguardista. Sin embargo, se aprobó su propuesta. Tras elegir una ventana en el baño del tercer piso en el Centro de Investigación y Desarrollo como el centro para las pruebas de caídas, comenzó a trabajar para desarrollar una nueva forma de reloj.

Innumerables días de ensayo y error.

La visión de Ibe desafió toda la sabiduría convencional, por lo que el trabajo para hacerla realidad tuvo que comenzar desde cero. Su primera suposición fue que todo el reloj tendría que estar cubierto con un material suave y flexible. Sin embargo, las pruebas de caídas destruyeron esta noción. Sin importar cuánta goma se aplicara al exterior para absorber los impactos, esto no prevenía que algo se quebrara. Además de eso, una mayor cantidad de amortiguación significó un tamaño del reloj cada vez mayor. En un punto, ¡terminó con un modelo de prueba del tamaño de una pelota de béisbol!

Finalmente, Ibe pudo resolver el problema de tamaño con el diseño de una estructura que absorbe los golpes de cinco etapas, diseñada para proteger los componentes principales del reloj con cinco materiales de amortiguación. Sin embargo, el problema después era que justo uno de los componentes electrónicos se rompía en la prueba de caída. Se produjo un círculo vicioso: cuando fortalecía el componente que se había roto, esto provocaba que otro se rompiera en su lugar. Él lanzaba un prototipo con componentes mejorados desde la ventana del baño del tercer piso hasta la planta baja a 10 m, analizaba los componentes que se rompían, aumentaba la fuerza de esos componentes y repetía el experimento una vez más. Los días aparentemente interminables de este ensayo y error se extendieron cada vez más. Sin embargo, surgieron noticias alentadoras cuando el equipo del proyecto “Tough” se formalizó y se encargó de desarrollar un reloj listo para el mercado, tras lo cual se seleccionó el nombre G-SHOCK junto con un programa de lanzamiento.

Un momento milagroso.

Parecía que el desarrollo había llegado a un punto muerto. Ibe estaba en apuros y tomó una gran decisión. En una última instancia de resolución tenaz, se asignó una última semana para dedicar cada hora de vigilia a la investigación. Él recuerda que incluso pensó en que, si fallaba, tendría que abandonar la empresa. Hizo todo lo posible, pero llegó el último día de la semana y aún no tenía nada que mostrar, pese a sus esfuerzos. Un día domingo, Ibe se acercó a un parque adyacente a la oficina y vio a algunos niños jugando con una bola de goma.

La vista lo cautivó y llegó la idea milagrosa: un reloj que flota dentro de una bola de goma sería resistente incluso contra los impactos más fuertes. Esta revelación revolucionaria fue la clave para la construcción única del G-SHOCK: cinco niveles de absorción de impactos y, dentro del módulo, el “corazón” del reloj posicionado dentro de una estructura de carcasa hueca donde pareciera flotar suspendido en el aire.

Presentación de la forma definitiva.

Fue en 1983 cuando hizo su debut el primer G-SHOCK, el modelo DW-5000C. Con su forma grande y resistente, el reloj se adelantó a su tiempo y apenas se vendió en la versión inicial. Sin embargo, una vez que un programa de televisión norteamericano testificó su utilidad práctica, G-SHOCK se convirtió en un éxito explosivo en todo el mundo. Además, en la década de 1990, la multitud más joven fanática del skateboarding y el surf se enamoró del G-SHOCK por su resistencia y estilo. Esto suscitó su continua existencia como un elemento imprescindible de la moda urbana, y hoy el G-SHOCK es apreciado en todo el mundo por su presencia eterna e icónica.

El G-SHOCK es un reloj con una resistencia verdaderamente única. Su diseño cuadrado simbólico, el cual elimina todo rastro de los elementos superfluos, es el producto de la búsqueda de resistencia a los impactos de una sola persona. Esta visión de G-SHOCK, presentada en la forma definitiva, fue heredada hasta este día como el estándar duradero de diseño del G-SHOCK. Esta es una historia de convicción que dio sus frutos, a través de un espíritu incansable de investigación y la determinación de nunca rendirse. Este es el punto de origen del G-SHOCK y un espíritu de resistencia que nunca se desvanecerá.

CONTINUARÁ
EN LA PRÓXIMA EDICIÓN

#2 LA EVOLUCIÓN HACIA EL USO TOTAL DE METAL
* Algunos elementos gráficos se incluyen con fines ilustrativos y pueden variar con respecto a la apariencia real.
* Los modelos citados pueden estar sujetos a limitaciones regionales o pueden estar actualmente fuera de producción.

Select a location