CINCO HISTORIAS SOBRE G-SHOCK - GMW-B5000 - #2 LA EVOLUCIÓN HACIA EL USO TOTAL DE METAL | CASIO

Buscar

Personal Menu

Agregado a favoritos

FIVE STORIES ABOUT G-SHOCK FROM THE BEGINNING TO THE GMW-B5000  #2 EVOLUTION TO THE FULL METAL

CINCO HISTORIAS
SOBRE G-SHOCK

DESDE EL PRINCIPIO HASTA EL GMW-B5000

#2 LA EVOLUCIÓN HACIA
EL USO TOTAL DE METAL

Un sueño que buscó el padre del G-SHOCK.

Desde su creación en 1983, el G-SHOCK ha adoptado continuamente nuevos desafíos y procesos de evolución.
Ahora, a casi treinta años desde el nacimiento del reloj, surgió el proyecto G-SHOCK Dream Project, un nuevo cometido de Kikuo Ibe.
El objetivo era abordar la deseada versión en metal del reloj, con un diseño resistente a impactos, y elaborarla con el más fino de los materiales: oro.
Continúe leyendo para conocer la historia completa de este desafío definitivo.

La pasión por hacerlo de metal.

Desde el debut del primer modelo en 1983, el G-SHOCK ha resistido el paso del tiempo y el cambio de las tendencias culturales para ofrecer una variedad cada vez mayor de variaciones. Los consumidores jóvenes apreciaron las coloraciones y los diseños innovadores, los cuales convirtieron a muchos de ellos en fervientes seguidores de G-SHOCK. Luego, en la década de 1990, el G-SHOCK pasó a otra fase de su evolución: el desarrollo de un modelo que los primeros seguidores continuarían disfrutando, incluso aunque ellos también envejecieran: el G-SHOCK de metal. Este fue un punto de orgullo, además de una pasión personal de Kikuo Ibe, quien había desarrollado el primer modelo.

La resina es ligera y fácil de procesar, por lo que se utilizó para los componentes exteriores del G-SHOCK hasta ese momento. Garantizar la resistencia al impacto de las caídas implicó la necesidad de limitar el propio peso del reloj y también exigía un diseño con muchas superficies irregulares. Ahora, el sueño era lograr la misma forma, pero en metal, con un mayor grado de resistencia. El proceso de desarrollo fue extremadamente desafiante, pero tras dos largos años de trabajo, se produjo el MR-G MRG-100.

El MRG-100 heredó la identidad del G-SHOCK, con la misma estructura de carcasa hueca para el módulo que había logrado el éxito con el desarrollo del primer modelo. Esta vez, el material utilizado fue acero inoxidable hecho por forja y fundición. El modelo se presentó en una estructura completamente metálica resistente a impactos, la cual se logró gracias a una variedad de innovaciones tecnológicas, que incluyen un módulo resistente a impactos, una construcción de paragolpes para el marco y una suspensión de goma para la parte posterior de la carcasa.

Resistencia y belleza combinadas.

Estrenada con el lanzamiento del MRG-100, la línea MR-G aceleró la transición a una construcción completamente metálica para la línea principal de relojes G-SHOCK. El rango de materiales utilizados se expandió de acero inoxidable para incluir variaciones como el titanio. Se emplearon técnicas avanzadas de forjado para moldear las formas complejas del marco, la carcasa y la correa, y se aplicaron acabados pulidos y espejados en la superficie prestando mucha atención a los detalles. Con procesos como estos, el desarrollo estuvo impulsado por una búsqueda de la mejor calidad, y los relojes recibieron una fabricación aún más meticulosa.

También se lanzaron otros modelos, incluidos el MT-G y el G-STEEL, hechos con una combinación de metal y resina. A medida que la línea continuó creciendo, los modelos metálicos se posicionaron en la cartera de G-SHOCK a la par con los modelos de resina.

Lo mejor se combina con lo mejor.

Ahora, avancemos rápidamente unos 30 años desde el nacimiento del G-SHOCK. El reloj con máxima resistencia agregó una nueva página a su libro de historia: una búsqueda legendaria y definitiva de un modelo especial de oro de 18k. El concepto clave aquí: valor eterno. Como relata Kikuo Ibe: “Esta colaboración entre el G-SHOCK, lo mejor en resistencia, y el oro, lo mejor en metales, presentó el desafío de mis sueños: combinar lo mejor con lo mejor”.

El modelo se desarrolló por primera vez como un modelo conceptual simbólico del espíritu de desafío de G-SHOCK. Sin embargo, Ibe, quien dirigió el proyecto, era un apasionado por las posibilidades y se estableció como objetivo de desarrollo la producción de una versión “real” del modelo compatible con los estándares de productos G-SHOCK. Se formó un grupo de trabajo para completar el proyecto.

El primer problema que enfrentó fue el desarrollo de una nueva construcción resistente a impactos para el oro de 18k. El peso del oro es un 150 % más que el del acero inoxidable. Con la construcción convencional, sería difícil satisfacer los criterios de resistencia a impactos. Su solución fue encerrar el cuerpo interior del reloj en la carcasa exterior con un material de amortiguación de resina fina en medio para proporcionar absorción de impactos omnidireccional, una hazaña que lograron empleando el concepto innovador de “construcción de nuevo cascarón”.

El equipo también fue especialmente cuidadoso con el delicado y sofisticado procesamiento del oro para llevarlo al grado más alto. Con visitas constantes a fabricantes y artesanos especializados, lograron un proceso de acabado cuidadosamente detallado que integra moldeado de alta precisión y microcomponentes artesanales. Desde la carcasa, la correa y los botones hasta los tornillos más pequeños, todo se pudo producir en oro de 18k.

Habían vertido toda la pasión y la tecnología que tenían en este ambicioso proyecto para lograr lo mejor de lo mejor. Este fue realmente el nacimiento de un G-SHOCK de ensueño, el cual vive con el espíritu de “nunca rendirse”.

Más valor que nunca a un precio muy razonable.

El G-SHOCK de oro de 18k completado debutó en Baselworld 2015 y se llamó “Ibe Special”. Más tarde, en respuesta a una demanda significativa, el grupo de trabajo asumió el trabajo de preparar el reloj para su lanzamiento público. Se tomaron pedidos para un lanzamiento mundial limitado de 35 piezas, presentadas como un modelo de aniversario que conmemora el aniversario de 35 años de la creación de G-SHOCK. A pesar de su precio de JPY 7,7 millones, la producción limitada se agotó inmediatamente.

En palabras de Ibe, “el G-D5000 es una creación que realmente se adentra en el reino de los sueños en su fusión del G-SHOCK, con su continua búsqueda de resistencia y, en el otro extremo del espectro, el oro, un material de máxima elegancia. El diseño cuadrado, el cual se mantuvo desde el primer modelo, es un símbolo del punto de origen del G-SHOCK: el concepto de un reloj irrompible. El brillo del oro de 18k es una incorporación del sueño de un G-SHOCK completamente metálico presentado con el mayor grado de calidad. La historia de G-SHOCK es también una historia de hacer realidad los sueños”.

Los desafíos que Kikuo Ibe enfrenta con el G-SHOCK, con su mirada puesta a nuevas formas de alcanzar lo mejor, parecen continuar.

CONTINUARÁ
EN LA PRÓXIMA EDICIÓN

#03 EL NACIMIENTO DEL GMW-B5000
* Los modelos citados pueden estar sujetos a limitaciones regionales o pueden estar actualmente fuera de producción.

Select a location